Stripe España: Una guía paso a paso para integrarlo

Stripe España: Una guía paso a paso para integrarlo

Si tienes un negocio y vendes online, seguramente has enfrentado problemas con el medio de pago. Soluciones como Redsys TPV son complejas, además de requerir semanas entre firma de contratos y otros problemas. Stripe llegó a España para solucionar estos problemas. Puedes usar Stripe España para aceptar pagos tanto recurrentes como de una vez.

¿Qué es Stripe España? ¿Por qué lo debería usar?

Stripe es el indiscutido nuevo líder mundial en pagos. Usado por grandes empresas como El Corte Inglés, y exitosas startups españolas como Freepik, su flexibilidad lo han hecho un favorito de desarrolladores alrededor del mundo. Una de sus grandes ventajas, especialmente en negocios de suscripción, es contar con pagos recurrentes. Stripe España también tiene esta opción, lo cual lo hace una alternativa muy interesante para negocios de todos los tamaños.

Por otra parte, su flexibilidad permite tener una experiencia de pago limpia a diferencia de las soluciones actuales de TPV existentes en el mercado español. Esto, hace que Stripe sea la solución ideal para negocios que quieren tener un mayor control sobre la experiencia de pago de sus clientes

¿Cómo integrar Stripe en mi sitio web?

Si cuentas con un desarrollador, o eres uno, la documentación de Stripe te entrega las herramientas para poder realizar dicha integración. Para esto, debes tener acceso al código backend de tu sitio. Stripe se integra con numerosas tecnologías web, pero si requiere conocimiento de código.

Por otra parte, si no tienes el conocimiento o el equipo para poder realizar dicha integración, puedes probar PayForm. PayForm es la forma más sencilla de integrar Stripe, tengas o no un sitio web.

Utilizar Stripe con PayForm

La forma más sencilla de utilizar es utilizar nuestra prueba gratis de 7 días. Con ella, puedes crear formularios ilimitados integrados con Stripe. Si no tienes una cuenta, también puedes aplicar desde el mismo dashboard de PayForm. ¡A qué esperas!